Mi verano de 2014 estuvo realmente asombroso, de entrada fui con mis personas favoritas (Mis papás, mis hermanos y mi abuelita).

Nuestro viaje comenzó desde el momento en el que cruzamos seguridad en el aeropuerto, entre chistes, risas y fotos subimos al avión.

El vuelo fue corto, cuando íbamos aterrizando al aeropuerto de San José del Cabo se podía observar la excelente y asombrosa gama de colores que este pueblito nos ofrecía, Desiertos con fina arena, dos mares con azules profundos, claros e impactantes.

Pasaron infinidad de cosas antes de llegar a Cabo San Lucas a registrarnos a nuestro condo, pero en fin, nos registramos, fuimos a nuestro condo, nos sentamos y tomamos todo con calma y diversión, lo primero que hicimos fue salir a comer a un pequeño restaurancito de mariscos nada “agringado” y muy acogedor ( justo así como nos gustan), después hicimos algunas compras en el supermercado y nos fuimos a nuestro condo a cenar y a dormir, pues al día siguiente nos esperaba un día lleno de sueños y retos cumplidos.

Al día siguiente estuvimos buscando alguna playa pública, dimos con una que se llama “Las Cascadas” la cual no es del todo publica, pero al llegar notamos que de ahí salían las lanchas al famoso Arco, no tardamos en subirnos a una e irnos a conocer el arco.

Mi güeli fue la primera en apuntarse a ir, estaba nerviosa por la lancha, pero cumplió su sueño de ir a ver “El Arco”.

 

Lamentablemente no tengo una buena foto del arco de cerca, pero la experiencia que tuvimos estuvo increíble.
Estuvimos cerca de dos horas en la famosísima “Playa del Amor” que es la que es del lado del Mar de Cortés y claro que también visitamos la famosa “Playa del Divorcio” la cual está del lado del Mar del Pacífico.

 
Tuvimos un excelente paseo al arco y para rematar fuimos a la “Playa del Chileno” (Chileno Bay)
Estuvimos ahí solo un rato y luego nos fuimos a una que quedaba cerca del hotel (desconozco el nombre de esa playa) y no la pasamos increíble.
 
 

Al siguiente día fuimos a “turistear” a San José del Cabo, visitamos mercados, el centro, la catedral, en fin este pueblo es hermosísimo.

Ese mismo día visitamos “La Playita” una playa en San José del Cabo que tiene poco oleaje y la arena es finísima, la arena tenía pirita, al que coloquialmente se le llama “El oro de los tontos”, después de estar largo tiempo turisteando en San José del Cabo ya para terminar fuimos a la playa “Palmira” una playa pública con poco oleaje. Estuvimos poco tiempo y de ahí nos fuimos al hotel a estar un rato en la alberca y más tarde salimos a cenar, pues era nuestro último día en Cabo San Lucas.

 
Nuestro cuarto día nos fuimos a La Paz, BCS pero antes llegamos al pueblito mágico “Todos los Santos” en el que está el famosísimo “Hotel California”, estuvimos solo un rato en este pueblito, fuimos al teatro/cine Gral. Manuel Marquez de León.
 
 Taquilla del teatro.
 
 

Después nos fuimos a la playa “Cerritos” la cual tiene bastante oleaje, pues esta del lado del mar del Pacífico, estuvimos ahí un rato y nos fuimos a La Paz.

Llegamos a La Paz y solo estuvimos en la alberca del hotel y fuimos a cenar.

En el restaurante en el que cenamos mi papá le preguntó al mesero si el sabía como era la manera más barata de ir a la Isla del Espíritu Santo y el nos dijo que fuéramos a la playa “El Tecolote” y que de ahí nos saldría más barato.

Al día siguiente eso hicimos y partimos a la Isla del Espíritu Santo, nadamos con leones marinos y conocimos playas muy bonitas, entra esas nuestra favorita: “Ensenada Grande”, lamentablemente no tengo fotos de esa parte del viaje (ni del Hotel California) pues en un descuido nos robaron nuestra cámara GoPro, pero esa es otra historia.

En fin, al siguiente y nuestro último día en BCS partimos a Cabo San Lucas y pasamos un rato “turisteando”,  hasta que llegó la hora de partir al aeropuerto.

Definitivamente este viaje ha sido de los mejores que he tenido, el tour Culinario fue espectacular y los paisajes son hermosos.

Aquí les dejo una serie de 9 fotos instantáneas que tomamos a lo largo del viaje.

 

En fin, espero que si algún día llegan a ir a este paraíso disfruten tanto como lo hicimos mi familia y yo!

 

– Un grande abrazo, Ana.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *